"Cisne Negro"

lunes, marzo 14, 2011

Todos conocemos la historia de "El Lago de los Cisnes" ("Лебединое Озеро", en ruso), el maravilloso ballet del compositor Piotr Ílich Chaikovski. La historia de una joven muchacha convertida en cisne por un malvado hechicero, que vuelve a su forma humana cuando sale la luna y una noche se enamora de un príncipe. Bonita historia, ¿verdad? Pero todo este dulce pastel se convierte en un amargo trago de vodka puro.

"Cisne Negro" es arte. Sin lugar a duda, pero, ¿para quién? Para aquellas personas insensibles que no pueden o no saben ponerse en la situación de otra, para esos a los que les gusta ir al cine a pasarlo mal o, tal vez, ver pasarlo mal a otras personas.

Sufrimiento. Eso es lo que transmite. Cuesta hacer sentir cosas al espectador, tanto buenas como malas, pero, ¿era necesario hacer estremecer y gritar a media sala del cine? Esta película no es apta para las personas empáticas. Pero he de reconocer, que este film ha conseguido hacer vibrar hasta al más duro de los espectadores, al más crítico y frío.

Vemos el dramático cuento trasladado a la vida de la protagonista, Nina Sayers, bailarina de una compañía de ballet neoyorquina. Durante toda la película podemos sentirnos dentro de la pantalla y he de reconocer que no sería del agrado de nadie encontrase en la situación de la bailarina. Sentirse culpable, porque a una compañera le haya llegado la hora de terminar su carrera y buscar la perfección imposible, tanto, como para no poder interpretar el papel de cisne de forma natural. Meterse de tal manera en él, como para acabar como Odette: muerta.

En mi opinión, es una libre interpretación de "El Lago de los Cisnes", traspasado a la gran pantalla y, obviamente, real, sin príncipes ni malvados hechiceros. Se pueden observar claramente los sentimientos de una persona confundida, que lucha entre dos almas, la del cisne blanco y la del negro.cisne blanco y la del negro.

You Might Also Like

0 comentarios

Subscribe